aceites para el cabello-linovita-1

Desgraciadamente, cada vez más mujeres sufren de un pelo sin brillo, seco, áspero y con puntas abiertas. Con el tiempo, aparecen aún más síntomas molestos como un cabello excesivamente grasiento, con caspa e incluso su progresiva pérdida. Y es que no es tan raro encontrarnos, con que los productos químicos vendidos por las grandes empresas cosméticas nos perjudican todavía más, en vez de beneficiarnos.

Y cuando todo falla, es importante buscar alternativas menos químicas, caras e intrusivas y recurrir a la madre naturaleza. Uno de los métodos más conocidos y antiguos es la regeneración  con aceites para el cabello naturales, practicado sobre todo en India y los países Árabes.

La aplicación de aceites para el cabello puede ayudar a todos los tipos de pelo ya que todos necesitan nutrirse para recuperar su aspecto saludable. Contrariamente a lo que se puede pensar, los aceites se recomiendan también en los cabellos excesivamente grasos, con una sobreproducción de sebo, ya que ciertos aceites son capaces de disminuir su producción (jojoba, macadamia).

aceites para el cabello-linovita-2

Las ventajas de engrasar el cabello:

–       Está más nutrido

–       Dejan de abrirse las puntas

–       El pelo fino gana volumen

–       El pelo se vuelve liso, deja de encresparse

–       Gana brillo y flexibilidad

–       Menor caída del cabello y un crecimiento más rápido

–       Ayuda a combatir la caspa

–       Retiene el agua en el pelo

Tipos de pelo

Existen tres categorías de cabello, que nos pueden guiar en el proceso de elección del aceite más adecuado y beneficioso para nuestro pelo:

·  Porosidad del cabello alta: común el pelo rizado o teñido. Se caracteriza por estar seco, dañado y encrespado. Las cutículas del pelo están más abiertas, con lo que absorben la humedad con facilidad. Esto significa, que si alisamos el cabello, este volverá a su estado natural al entrar en contacto con la humedad del aire. Tiende a secarse con dificultad, aunque la mitad inferior del cabello tarda menos tiempo en hacerlo. Normalmente, la mitad inferior también está más dañada, con puntas abiertas y frágiles.

·  Porosidad del cabello baja: las cutículas de este tipo de pelo están cerradas, lo que le da al cabello un aspecto brillante y liso. Es difícil cambiar su “forma”, por ejemplo, al intentar rizarlo. Es resistente a las roturas y tiende a secarse con facilidad. Si tu cabello es virgen, es muy probable que tenga la porosidad baja.

·  Porosidad del cabello media: a menudo son cabellos en cuya porosidad ha influido algún tratamiento de coloración, o los que tienen características tanto del primer tipo como del segundo. Pueden ser ondulados, y no estar tan secos ni dañados, pero tampoco presentar un aspecto tan sano y brillante como los de porosidad baja. Aquí tenemos que decidir, qué tipo de cuidado queremos emplear, el aspecto que tiene nuestro pelo – si entra en la categoría de pelo con porosidad alta o baja y en base a ello, elegir el aceite adecuado.

Qué aceites para el cabello elegir

·       Naturales 100% puros.

·       No refinados.

·       Ecológicos.

·       Primera presión en frío.

·       Sin filtrar.

 

Porosidad alta – deberíamos elegir los aceites para el cabello con ácidos grasos poliinsaturados, como los del omega 3 y omega 6.

·       onagra

·       rosa mosqueta

·       cáñamo

·       lino (linaza)

·       girasol

·       semilla de calabaza

·       semilla de fresa

·       nuez

·       semilla de uva

·       semilla de sandía

Porosidad baja – los mejores aceites para el cabello son los que contienen ácidos grasos saturados, cuyas moléculas pequeñas pueden cubrir la totalidad del pelo.

·       coco

·       manteca de karité

·       palma

·       manteca de cacao

·       ricino

Porosidad media – para este tipo de cabello se recomiendan los aceites con los ácidos grasos monoinsaturados, de penetración media, como los del omega 9. Los aceites con una combinación de omega 6 y omega 3, también pueden ser una buena opción.

·       argán

·       oliva

·       macadamia

·       sésamo

·       almendras dulces

·       arroz

·       avellana

·       cacahuete

Hay que recordar que no hay ninguna regla rígida ni ciencia exacta respecto a que aceites para el cabello utilizar, ya que cada cabello es único y puede tener distintas necesidades. A menudo son las combinaciones de distintos aceites los que mejores resultados proporcionan, difíciles de conseguir si sólo empleamos un tipo de aceite. El mejor método es ir probando hasta obtener el efecto deseado.

 

Written by Aceites LinoVita

Leave a Comment