omega-3-omega-6

¿Qué son los ácidos grasos poliinsaturados?

Cuando los ácidos grasos tienen más de un enlace doble se les llama poliinsaturados. Entre los ácidos grasos poliinsaturados existen dos que el cuerpo no puede producir, son llamados cabeza de fila o padres, por lo tanto son los más importantes:

  • Ácido linoleico llamado OMEGA-6 (LA).
  • Ácido alfa-linolénico llamado OMEGA-3 (ALA).

A partir del ácido alfa linolénico OMEGA-3 (ALA) el organismo puede producir los ácidos grasos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), llamados también derivados, metanolitos o hijos, ambos también Omega-3.

¿Qué significa ácido graso esencial?

Los ácidos grasos ESENCIALES, son aquellos ácidos grasos que el organismo no puede sintetizar (fabricar) por sí solo, y por lo tanto tienen que ser obtenidos diariamente a partir de la dieta. Los ácidos grasos esenciales son imprescindibles para la vida.

Los NO ESENCIALES, son aquellos ácidos grasos que el organismo puede sintetizar (fabricar) por sí solo, por lo tanto no son imprescindibles para la vida.

¿Para qué necesitamos los ácidos grasos poliinsaturados esenciales Omega 3 y Omega 6?

Las grasas poliinsaturadas ESENCIALES OMEGAS 3 y 6  junto con las proteínas, los minerales y vitaminas son los nutrientes más importantes para nuestro organismo.

Su deficiencia provoca muchas enfermedades de la civilización entre ellas la obesidad, la diabetes mellitus tipo 2, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, trastornos alimentarios, cáncer, insuficiencia renal crónica, alergias, asma etc.

Para entender cómo las grasas afectan a nuestra salud, debemos saber que existen dos historias opuestas sobre las grasas. Hay grasas que “matan”, las refinadas e hidrogenadas (TRANS), que deberíamos evitar.

Mientras que las grasas “buenas” son imprescindibles (aceites prensados en frío) para mantener nuestra salud en perfecto estado.

¿Por qué necesitamos el Omega 3 y el Omega 6?

  • Para construir los bloques con los que se forman las membranas celulares. Esta es la función más importante. Si nuestra membrana celular está compuesta en la proporción adecuada por estos ácidos grasos poliinsaturados “CIS” (buen material de construcción), los procesos como la nutrición celular, la desintoxicación y la división celular funcionarán de manera correcta. La membrana celular tiene que tener fluidez (permeabilidad) para que por sus poros entren los nutrientes, junto con oxígeno, y salgan los desechos (toxinas) hacia el exterior de la célula. Este aspecto es clave para mantener una buena salud.
  • Para facilitar la formación de la hemoglobina (molécula que transporta oxígeno a las células).
  • Para la producción de EICOSANOIDES (prostaglandinas, tromboxanos, leucotrienos, etc.) que cumplen amplias funciones como, mediadores para el sistema nervioso central, modulan el proceso inflamatorio, regulan el flujo de sustancias dentro y fuera de las células, etc.
  • Para que las vitaminas liposolubles de los alimentos (A, D, E y K) puedan ser absorbidas.
  • Para reducir los niveles del colesterol malo y aumentar bueno.
  • Para la coagulación de la sangre.
  • Para aprovechar la energía de los ácidos grasos saturados y monoinsaturados (contenidos, por ejemplo, en la carne, aceite de oliva y aceite de coco).
  • Para desarrollar y mantener la correcta función cerebral.
  • Para prevenir el desarrollo de células cancerosas.
  • Para regular los procesos fisiológicos relacionados con el crecimiento celular.
  • Para aumentar la eficacia de la insulina.
  • Para hidratar la piel.
  • Para reducir el riesgo de obesidad (el ácido graso omega-3 ALA, estimula la producción de la leptina (del griego leptos delgado), una hormona que se manifiesta sobre todo en las células grasas y que regula el metabolismo).
  • Para favorecer el perfecto desarrollo del bebé durante el embarazo y la lactancia.
  • Para proteger los telómeros (nos protegen ante envejecimiento prematuro).
  • Para favorecer el buen funcionamiento del  sistema inmunitario.
  • Para estimular la secreción de elementos químicos que influyen sobre la actividad eléctrica del corazón.
  • Para el mantenimiento de una presión arterial normal.
  • Para ayudar a promover la salud de las articulaciones.
  • Para la fabricación de ácidos grasos de cadena larga, como el Ácido eicosapentaenoico (EPA), el Ácido docosahexaenoico (DHA), el Ácido Gamma- Linolénico (GLA) y el Ácido Araquidónico (AA).
  • Para promover el nacimiento de nuevas células sanas (división celular).
  • Para fortalecer el correcto desarrollo intelectual de los niños y la salud del sistema nervioso.
  • Para atraer el oxígeno de torrente sanguíneo.
Written by linovitaRRSS

Leave a Comment