sal-de-himalaya

En los últimos años la sal común ha sido catalogada como la causante de muchas dolencias crónicas. Y no es que la sal sea mala en sí, de hecho, contiene minerales esenciales imprescindibles para mantener el cuerpo sano. Es el proceso de refinación de la sal, el que la convierte en nociva para la salud.¿Por qué la sal común es mala para la salud?

La sal que encontramos en los supermercados, está refinada y procesada – calentada a 584ºC [1200ºF] cambia de forma y se convierte en una sal química cuya composición consiste en cloruro de sodio en un 97,5%. ¡Está sustancia carece de nutrientes y deja de ser sal!

Nuestro cuerpo no reconoce el cloruro de sodio, y tiene que trabajar muy duro para conseguir metabolizarlo. Esto desequilibra el flujo de líquidos y los sistemas de eliminación de impurezas. Este exceso de líquidos acumulado en los tejidos, puede dar lugar a: celulitis, reumatismo, cálculos renales y de vesícula biliar.

descubre-la-alternativa-saludable

La sal de Himalaya se extrae manualmente de las cuevas formadas hace 250 millones de años. No está contaminada ni procesada y está libre de toxinas e impurezas. Además, consta de 84 minerales y oligoelementos – nuestro cuerpo reconoce estos elementos como compatibles con los suyos.

Esta sal se puede comer sin necesidad de preocuparse por la retención de líquidos o el empeoramiento de la hipertensión arterial. Ventajas de su consumo:

  • Equilibra el pH de las células
  • Mejora el nivel de azúcar en la sangre
  • Proporciona un sistema respiratorio saludable
  • Previene los calambres musculares
  • Fortalece los huesos
  • Combate el insomnio
  • Garantiza un corazón sano
  • Regula la presión arterial

 

¿Y qué hay de la sal marina?

Muchos consumidores preocupados por su salud han pasado de la sal de masa común a la sal del mar. Por desgracia, esta alternativa ya no es tan buena como lo era antes. Los océanos están contaminados con toxinas como el mercurio. Además, el 89% de los fabricantes procesa esa sal para “mejorarla”. Siendo más claros, la sal refinada todavía puede venderse bajo el nombre de “sal del mar” – pero eso no significa, que sea sana y natural. Es probable que esté tan carente de nutrientes como la sal común.

Para comprobar el tipo de sal, es necesario mirar su color. Si tiene un color blanco claro, igual que el azúcar refinado, cámbiala por una no-blanca – rica fuente de nutrientes minerales.

La sal de Himalaya supera este test, al tener un color rosado, proporciona una gran cantidad de minerales esenciales como el calcio, magnesio, potasio, cobre y hierro. Así que, en vez de evitar la sal, espolvorea un poco de este milagro rosa y a disfrutar.

 

 

Written by Aceites LinoVita

Leave a Comment